El cultivo aeropónico o aeroponía es el proceso mediante el cual se cultivan plantas en un entorno aéreo sin utilizar el suelo.  Este término viene del griego, donde aero significa aire y ponos significa trabajo.

En algunas ocasiones, la aeroponía se considera un tipo de cultivo hidropónico. Esto se debe a que tanto en el cultivo aeropónico como en el cultivo hidropónico, la forma de hacer crecer las plantas es mediante la pulverización de una disolución acuosa rica en nutrientes en las raíces y en el bajo tallo.

El cultivo aeropónico se desarrolla en un entorno cerrado o semicerrado. Este hecho supone que dentro del recipiente haya una humedad relativa alta lo que presenta múltiples beneficios para los cultivos.

La aeroponía presenta algunas ventajas con respecto a los cultivos hidropónicos y los cultivos tradicionales en tierra:

  • Utiliza menos agua y menos nutrientes que otros sistemas de cultivo, por tanto, es más eficiente.
  • Se evita que la luz llegue hasta las raíces, lo que supondría el desarrollo de algas que pueden afectar al cultivo.
  • Tienen mayor superficie expuesta al aire (oxígeno), especialmente en las raíces, lo que favorece su crecimiento.
  • La posibilidad de que las enfermedades se propaguen es menor, ya que las raíces de las diferentes plantas en estos cultivos, se encuentran separadas.

Por otro lado, también existen algunas desventajas a tener en cuenta:

  • Hay que tener mucho control de los nutrientes y la humedad para el cultivo se desarrolle de manera adecuada.
  • El coste de estos cultivos suele ser alto por los sistemas utilizados, pulverizadores, recipientes cerrados, elementos de suspensión, etc.

Gracias a las ventajas de los cultivos aeropónicos es un método que merece la pena investigar y desarrollar. Incluso la NASA investiga este tipo de cultivos así como la hidroponía.

Anuncios