¿Alguna vez os habéis preguntado que le pasa a un coche cuando se lleva a un desguace después de su “vida útil”?

La respuesta es sencilla, reciclaje. Sin embargo, el proceso para llevar a cabo el mismo no es tan simple.

Cuando un vehículo queda inutilizable lo normal es llevarlo a un centro autorizado para el tratamiento de vehículos fuera de uso (VFU), es decir, un desguace especializado.

Una vez se encuentra el vehículo en las instalaciones el procedimiento para llevar a cabo su reciclado es el siguiente:

  1. Se tramita la baja definitiva del vehículo.
  2. Se lleva a cabo la descontaminación del vehículo donde se retiran todos los residuos peligrosos como por ejemplo: aceites, baterías, combustible, líquido refrigerante…
  3. A continuación, se lleva a cabo el prensado del vehículo para su posterior transporte.
  4. Una vez prensado, se traslada a una planta fragmentadora, donde, mediante un molino fragmentador se pica el coche por completo.
  5. Posteriormente, se lleva a cabo la separación de todos los materiales del vehículo: acero, aluminio, plástico…
  6. Finalmente, cada material se recicla por separado para producir nueva materia prima.

En el siguiente vídeo, podemos ver con claridad el paso 3 (prensado) de este procedimiento tan interesante.

 

 

Anuncios