¿Alguna vez habéis oído hablar de los fluidos supercríticos? ¿Sabéis para que se utilizan? Este tipo de fluidos se utilizan, por ejemplo, para llevar a cabo la descafeinización del café mediante CO2. Veamos que son exactamente…

Se le llama fluido supercrítico a cualquier sustancia que se encuentra por encima de su temperatura y presión crítica.

Pero… ¿qué es la temperatura crítica y la presión crítica?

  • La temperatura crítica es una temperatura por encima de la cual no se produce la licuefacción del líquido (cambio de estado de gas a líquido) por mucho que se aumente la presión.
  • La presión crítica es una presión por encima de la cual no tendrá lugar la vaporización (cambio de estado de líquido a gas) por mucho que se aumente la temperatura.

En dicho punto crítico, no se puede decir que se tiene un líquido o un gas, simplemente se tiene un fluido.

Fluido Supercrítico

En la imagen anterior, se tienen un diagrama presión-temperatura donde se observa lo siguiente:

  • Existe un punto triple dónde coexisten las tres fases en equilibrio: sólido, líquido y gas.
  • Existe el denominado punto crítico determinado por una temperatura crítica y una presión crítica.

Los fluidos supercríticos presentan varias ventajas a la hora de llevar a cabo procesos de extracción, como por ejemplo, el proceso de extraer cafeína del café utilizando como disolvente CO2 supercrítico.

  1. Se comportan como líquidos facilitando la disolución y como gases permitiendo una fácil separación de la matriz.
  2. Presentan una baja viscosidad.
  3. No son tóxicos.

Como ya hemos visto, un fluido supercrítico muy utilizado en la industria alimentaria es el dióxido de carbono (CO2) gracias a su facilidad de uso, a la ausencia de toxicidad, a su baja temperatura crítica (31ºC) y a su baja presión crítica (74,8 atm).

 

 

 

 

 

 

Anuncios