DEFINICIÓN:

El oxicorte, como su propio nombre indica, es una técnica de corte por oxidación mediante una llama. Dicha llama se produce mediante la combustión entre un gas combustible (propano, hidrógeno o acetileno) y un gas comburente, normalmente oxígeno.

COMPONENTES:

Un equipo de oxicorte está compuesto principalmente por los siguientes elementos:

  • Botellas o bombonas: tanto el gas comburente como el gas combustible se encuentran presurizados en botellas debidamente diseñadas para este tipo de uso.
  • Manómetros: cada botella cuenta con un manómetro que indica la presión y reduce la presión a una presión adecuada para llevar a cabo la combustión.
  • Mangueras: se trata de unas mangueras capaces de soportar la presión de los gases. Normalmente, se utiliza una de color azul para conducir el oxígeno y una de color rojo para conducir el gas combustible.
  • Soplete: es el aparato donde se produce la mezcla de los gases y el que dirige la llama de corte hacia el punto donde queremos cortar. Consta además de una boquilla intercambiable en el extremo debido al desgaste que se produce en esta por las altas temperaturas.

En cuanto a seguridad, cabe destacar que el soplete cuenta con unas válvulas antirretorno con el fin de evitar que la mezcla incendiada vaya hacia las mangueras, de esta forma, los gases sólo podrán circular en un sentido.

ETAPAS DEL PROCESO:

Una vez vistos los elementos que componen el sistema de oxicorte, veamos cuales son las dos etapas principales que definen a este proceso:

  1. En primer lugar, se calienta el metal a cortar hasta una temperatura que se aproxima a los 1000ºC.
  2. A continuación, al presionar un gatillo se añade un chorro de oxígeno a presión produciendo el corte del metal. Es por esto por lo que el oxicorte se define como una técnica de corte por oxidación, puesto que es el oxígeno el elemento final que produce el corte.

APLICACIONES:

El oxicorte se utiliza especialmente cuando es necesario cortar chapas y barras de materiales férricos de espesor considerable. En muchas ocasiones es inviable llevar a cabo el corte mediante una radial por lo que se utiliza el soplete como principal alternativa.

Otra aplicación muy común es la preparación de los bordes de dos piezas de espesor considerable que se van a unir mediante soldadura.

Finalmente, os dejo un pequeño vídeo dónde podéis ver como se corta un chasis de camión para desguace mediante este proceso.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios