¿Alguna vez os habéis preguntado cómo consiguen los científicos determinar la masa de los planetas?

Esto parece algo complejo, sin embargo, es más sencillo de lo que parece si echamos mano de las Leyes de Newton, en concreto, de la Ley de la Gravitación Univerisal.

La Ley de la Gravitación Universal establece que todo cuerpo (materia) del universo ejerce una fuerza gravitatoria proporcional a su masa por muy pequeña que esta sea. Es decir, incluso un bolígrafo ejerce una fuerza gravitatoria sobre los objetos que se encuentran a su alrededor, sin embargo, dicha fuerza es imperceptible para nosotros.

Por el contrario, cuando se trata de masas mucho más grandes como la masa de los planetas, la fuerza gravitatoria se aprecia con claridad. Un ejemplo evidente, es la atracción que ejerce el sol sobre la tierra y, viceversa.

Dicho esto, ¿cómo se aplica la Ley de Newton para calcular la masa de los planetas?

Para medir la masa de un planeta con facilidad, se necesita tener un satélite orbitando alrededor del planeta, de esta forma, es posible conocer el tiempo que tarda el satélite en orbitar alrededor del planeta y la distancia que hay entre ambos objetos. Una vez obtenidos estos parámetros, se aplica la Ley de Newton y se calcula la masa del planeta.

Por otro lado, es posible que el planeta no tenga ningún satélite orbitando alrededor. En este caso, habría que comparar la atracción ejercida entre varios cuerpos y observar como varían sus órbitas. De esta forma, aplicando ecuaciones algo más complejas es posible calcular nuevamente la masa del planeta en cuestión.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios