Hace un tiempo os hablaba acerca de las posibilidades tecnológicas que presenta un material bastante novedoso, conocido como grafeno.

Este se trata de un material compuesto por una sola capa de átomos de carbono. Es 100 veces más fuerte que el acero y su densidad es aproximadamente la misma que la de la fibra de carbono. Además, es cinco veces más ligero que el aluminio.

Pese a todas las ventajas que tienen presenta ciertas desventajas que impiden su rápido desarrollo tecnológico como, por ejemplo, el coste de su producción.

Sin embargo, este problema podría verse resuelto ante el reciente descubrimiento de un equipo de la Universidad de Heilongjiang (China).

Dicho equipo ha desarrollado una nueva técnica para producir grafeno a partir de biomasa generada con la celulosa presente en mazorcas de maíz.

Según afirma Yu Lihe, subdirector del Departamento de Ciencia y Tecnología de Heilongjiang: “Este avance ayudará a Heilongjiang a usar sus residuos agrícolas para un buen fin”.

Y no solo eso, sino que esta nueva técnica para obtener grafeno, permitirá fabricar componentes con este material más económicos lo que se traduce en mayores posibilidades tecnológicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios