El pasado 22 de febrero la NASA anunció el descubrimiento de siete exoplanetas similares en tamaño a la Tierra.

Tres de estos planetas podrían ser habitables gracias a la posición que ocupan y al tamaño que presentan. Estos se encuentran en la llamada zona de habitabilidad, un lugar donde no hace ni demasiado calor ni demasiado frío. La Tierra se encuentra en dicha zona en nuestro Sistema Solar.

Estos planetas se encuentran a 39 años luz de la Tierra, cuya estrella se denomina Trappist-1.

Trappist-1 se consideraba hasta ahora como simplemente un astro más en el Universo. Sin embargo, gracias a este descubrimiento a cobrado una gran importancia. En Mayo del año pasado el equipo liderado por Michaël Gillon (Universidad de Lieja, Bélgica) anunció que había descubierto tres exoplanetas orbitando a Trappist-1. Ahora la NASA ha conseguido dar un paso más afirmando que hay siete exoplanetas y no solo tres.

Esto resulta cuanto menos interesante, sin embargo, aún queda una cuestión por resolver, ¿cómo consiguen los científicos encontrar planetas y estrellas que se encuentran a años luz de nuestro Sistema Solar?

Estos planetas son muy pequeños y se encuentran demasiado lejos como para observarlos directamente. Sin embargo, hay una cosa que si se puede observar y es la variación del brillo de la estrella cuando el planeta pasa por delante de ella.

De esta forma, observando el periodo con que se repite esta disminución de brillo se puede determinar si existen planetas orbitando alrededor de la estrella. Además, es posible conocer el radio, el tamaño, la densidad de dichos planetas y demás características.

En definitiva, se trata de un gran descubrimiento por parte de la NASA que podría ser un paso más para descubrir vida fuera de nuestro planeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios