Todos tenemos en nuestra cocina esa olla que parece una olla convencional pero que cocina los alimentos mucho más rápido, pero,  ¿cómo funciona?

Pues bien, se trata de una olla sellada herméticamente cuya función es elevar la temperatura de cocción.

Al nivel del mar, la presión atmosférica estándar es de 1 atm y el agua hierve a aproximádamente 100 ºC. La olla a presión trabaja a presiones aproximadas de 3 atm absolutas donde el agua hierve a unos 130 ºC. De esta forma, al elevar la temperatura se consigue que la comida se cocine más rápidamente.

Este fenómeno viene descrito por la Ley de Gay Lussac, enunciada a principios de 1800.  Dicha ley establece que la presión de un volumen fijo de gas, es directamente proporcional a su temperatura. Por lo tanto, si la presión aumenta la temperatura aumentará y viceversa.

En el siguiente vídeo se da una explicación visual del funcionamiento de la olla a presión…

 

 

 

Anuncios