El puente de Tacoma fue construido por primera vez entre 1938 y 1940. Sin embargo, el 7 de noviembre de 1940 el puente se derrumbó a causa del viento.

El viento que produjo la catástrofe fue de tan solo 65 Km/h.

Entonces, si el viento era tan débil, ¿por qué se derrumbó?

El derrumbamiento de este puente se produjo por un fenómeno físico denominado resonancia, en concreto, por la resonancia mecánica, ya que existen varios tipos de resonancia según el campo al que afecta.

La resonancia mecánica de una estructura es el aumento en la amplitud del movimiento de dicha estructura debido a la aplicación de una fuerza pequeña en fase con el movimiento.

Aquí intervienen también las frecuencias naturales, estas son las frecuencias por las cuales la situación de reposo de un objeto se ve alterada, haciendo que el objeto adquiera una determinada forma denominada forma modal.

De esta manera, aunque el viento tenía una velocidad relativamente baja como para destruir el puente, hizo alterar la frecuencia natural del mismo. Luego comenzó a oscilar y a incrementar su movimiento hasta el punto de quedar destruido.

La destrucción del Puente de Tacoma se debió fundamentalmente a un error de cálculo, ya que, si se hubiese tenido en cuenta el fenómeno de la resonancia no se habría producido tal catástrofe. Afortunadamente, nadie salió herido aquel día.

Tras este acontecimiento, el puente fue rediseñado y reconstruido. El nuevo puente fue inaugurado el 14 de octubre de 1950.

Nuevo Puente de Tacoma
Puente de Tacoma Actual

A partir de este día, se cambió el método para construir puentes, tomando más en cuenta la aerodinámica y la robustez de los mismos.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios