Todos hemos visto alguna vez un pequeño hueco que se deja en la colocación de la vías de tren cada cierta distancia.

Vías de tren.jpg

Esta pequeña separación es la que hace que escuchemos ese sonido de traqueteo tan característico de los trenes. Pero, ¿para qué se deja ese pequeño espacio entre dos raíles contiguos?

En el diseño de estructuras como puentes o vías de tren es muy importante tener en cuenta los efectos de la dilatación térmica producida por las altas temperaturas. Asimismo, es importante también tener en cuenta las contracciones provocadas por bajas temperaturas.

De esta forma, si las vías estuviesen unidas de forma continua estas sufrirían constantes esfuerzos internos de tracción y compresión. Tracción con el aumento de temperatura al dilatarse y contracción con la disminución de temperatura.

Por esta razón, es común utilizar las llamadas juntas de dilatación como la que se muestra en la imagen anterior. Estas, están formadas por espacios libres que permiten que los disntitos fragmentos que forman la estructura puedan aumentar o disminuir su tamaño sin deformarse.

Ahora bien, ¿qué ocurriría si esta separación no existiese? Pues los siguiente:

Lo que vemos en el vídeo se denomina pandeo. Se trata de un fenómeno de inestabilidad elástica que puede darse en elementos comprimidos produciendo una deformación brusca como la que acabamos de ver.

Lo que ocurre principalmente, es que, debido a la variación de temperatura la estructura interna de las vías se somete a esfuerzos internos que luchan en contra de su situación de reposo. Cuando estos esfuerzos alcanzan un valor extremo, se produce la deformación espontánea de la estructura llevando esta a una nueva situación de reposo.

Visto esto ya sabemos porque determinadas estructuras están diseñadas con esos pequeños huecos, así que, cuando vayáis en un tren escuchando el traqueteo ya sabéis el motivo.

 

Anuncios