En el siguiente vídeo, se muestra un remolque cisterna de un camión, hasta ahí todo correcto, sin embargo, a los 11 segundos de vídeo observamos un fenómeno muy llamativo.

¿Qué ha pasado? ¡La chapa de la cisterna se ha deformado bruscamente de forma casi instantánea!

¿Por qué se produce este fenómeno y como se denomina?

Esto que acabo de ocurrir se denomina implosión o, lo que es lo mismo, explosión hacia adentro. Esto ocurre debido al vacío que se produce en el interior del tanque. La presión externa es mayor que la presión interna provocando que el tanque se deforme hacia adentro. En la siguiente ilustración se observa la diferencia de presiones que produce la implosión. (En realidad las líneas de presión actúan en toda la superficie y de forma perpendicular a dicha superficie, sin embargo, en la ilustración, sólo se muestran las líneas perpendiculares a la superficie vertical).

Ilustración presión tanque.png

Ahora bien, ¿por qué se produce el vacío en el interior de estos tanques?

El vacío se puede dar por dos motivos principalmente, el primero de forma intencionada mediante una bomba de vacío sacando todo el aire de su interior. Método que por lo general sólo se utiliza de forma experimental.

Por otro lado, mediante la variación de temperatura en el interior. Dichos tanques se suelen limpiar mediante agua caliente a presión. Esto, en zonas donde las temperaturas son muy bajas puede ser un gran problema, ya que, una vez limpiado el tanque este normalmente se cierra, posteriormente, debido a las bajas temperaturas el aire que se encuentra en el interior se comienza a enfriar produciendo que la presión disminuya. Luego cuando la presión disminuye se produce el llamado vacío y, en el momento, en el que la presión externa es lo suficientemente más grande que la presión interna se produce la deformación espontánea del tanque como hemos visto en el vídeo anterior.

La solución para evitar destrozar nuestro camión cisterna es sencilla, basta con dejar abierta alguna compuerta después de limpiar el tanque para dejar que las presiones, externas e internas, se igualen.

Por último, deciros que este fenómeno tiene su lado divertido, y es que, si queremos sorprender a nuestros amigos o familiares solo tenemos que hacer un pequeño experimento con una lata de refresco o con un bidón metálico.

Para ello, basta con calentar el interior con agua caliente, cerrar la lata o el bidón de forma hermética y, finalmente, enfriar el exterior con agua fría y obtendremos un resultado parecido al del siguiente vídeo.

 

 

Anuncios